inicioInicio índiceIndice inicioVolver
canal youtube canal youtube
Revista Digital REDAF Nº 5 Entrevista
Traducir con Google:
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese
 Simplified

ENTREVISTA AL LIC. JUAN RENDA


ER: Preguntas Entrevistador REDAF
JR: Lic. Juan Renda



ER: Por favor cuénteme cual es su formación, su área de trabajo y haga un breve recorrido por su experiencia laboral.

JR: Mi nombre es Juan Manuel Renda, tengo 37 años y tengo la enorme suerte de poder trabajar en aquello que me encanta: el ejercicio físico.
    Me he recibido de Profesor Nacional en Educación Física en el ISEF N°1 "Dr. Enrique Romero Brest" (2001). En el año 2006 obtuve el título de Licenciado Nacional en Educación Física con orientación al Trabajo Físico en la Universidad Nacional de Gral. San Martín (UNSAM). Actualmente estoy cursando la Licenciatura en Kinesiología y Fisiatría en la Facultad de Medicina de la Fundación H.A. Barceló como un gran complemento a mi formación en el área de la educación física y sobretodo asociada a la salud.
    Cuento con una experiencia laboral mayor a diez años en diferentes ámbitos de la actividad física y el deporte. Trabajo con alumnos particulares y me desempeño como preparador físico en las categorías formativas de básquetbol en un club de la ciudad de Buenos Aires. También estoy a cargo del área de ejercicio terapia en una clínica para el tratamiento de la obesidad y poseo experiencia en todos los niveles de enseñanza. En el Laboratorio de Fisiología del Ejercicio del ISEF N° 1 dictamos talleres de capacitación para los estudiantes y llevamos a cabo diferentes investigaciones relacionadas a la actividad física y el ejercicio que luego son publicados en revistas digitales o presentado en congresos asociados a la educación física y el deporte.

ER: Teniendo en cuenta que hace 14 años que se dedica a la preparación físico deportiva ¿Qué aportes tuvieron mayor influencia en su evolución como entrenador?

JR: Creo que han sido modificados varios esquemas formales con los cuales se organizaban los entrenamientos en base al ejercicio físico, desde que yo me recibí a la fecha. En los años 80 en países de Europa y en Estados Unidos la tendencia prioritaria sobre el entrenamiento asociado a la salud cardiovascular y el descenso de peso en sujetos obesos o con sobrepeso se destinaban casi con exclusividad al trabajo físico predominantemente aeróbico, de modalidad continua con baja intensidad y larga duración, excluyendo la aptitud muscular y el trabajo sobre la flexibilidad. A partir de los años 90 dicha tendencia comenzó a cambiar y darle mayor incidencia a los trabajos de fuerza en relación al cuidado de la salud, la obesidad, la osteoporosis y la diabetes combinado con trabajos aeróbicos. Lo mismo sucedió con las técnicas de flexibilidad en donde se le brindó mayor incidencia a los trabajos de relajación, meditación y estrategias similares para disminuir el stress.
    Entre el año 2000 al 2010 ya el acceso a esta información, que se daba en Europa y Estados Unidos, era mucho más fluido y la capacitación por modalidad virtual comenzaba a cobrar mayor incidencia. Sin embargo, así como en los años 80, se siguen realizando las mismas sesiones de ejercicios físicos (aeróbico prolongado de baja intensidad) por ejemplo para el descenso de peso o ejercicios localizados para un sector corporal, suponiendo que mágicamente las células adiposas van a desaparecer de dicha región corporal. Hoy día ya ni se discute que realizar gran cantidad de repeticiones y series en los ejercicios para la musculatura de la región abdominal, nada tiene que ver con el descenso localizado de la masa grasa o la funcionalidad como elemento compensatorio en dolores de la región lumbar. De hecho, muchas veces se realizan en los gimnasios clases de 30 minutos, en donde se realizan gran cantidad de ejercicios para esta región corporal y en realidad si tienen alguna adaptación crónica importante en base a la salud o si directamente (es lo que particularmente creo yo...) no sirven para nada.
    Humildemente, creo que aquellas recomendaciones que menos variación sufrieron son con los sujetos con hipertensión o enfermedades cardiovasculares, en donde el predominio del entrenamiento aeróbico siempre fue característico. Actualmente también se considera que el trabajo de fuerza asociado a la resistencia con cargas bajas y en ordenamiento de circuitos podrían mejorar la tolerancia a las actividades de la vida cotidiana en estos sujetos. Lo mismo sucede con relación al ejercicio físico asociado a la Diabetes, en donde tradicionalmente es aconsejado el ejercicio de modalidad aeróbica (70% VO2máx.), pero se le brinda mayor importancia al trabajo de la aptitud muscular, principalmente en la diabetes tipo 2, en donde se han observado altas correlaciones entre el aumento de la masa muscular y el descenso en los niveles de insulina basales asociado al incremento del gasto metabólico basal y el consumo de glucosa facilitando el control de la glucemia.

ER: Así como nombró la hipertensión, las enfermedades cardiovasculares y la diabetes tipo 2 ¿Para qué otras ECNT considera que el trabajo de fuerza, además del trabajo aeróbico, sería recomendable?

JR: Para el sobrepeso y la obesidad principalmente. En el caso de los sujetos asmáticos se trabajaría la aptitud muscular y la elongación en base a ejercicios posturales. Es importante destacar que estamos hablando de sujetos con enfermedades por lo cual los profesores de educación física, no debemos olvidar que no hemos recibido la formación académica necesaria para llevar adelante el trabajo físico con cualquiera de estos sujetos. Es por esto que la conformación de un equipo interdisciplinario (Médico-Kinesiólogo-Nutricionista-Psicólogo-Prof. Ed. Física) es FUNDAMENTAL a la hora de confeccionar y dosificar un plan de ejercicio físico con vistas a mejorar la calidad de vida de los sujetos con ECNT.

ER: La obesidad, está considerada una epidemia a nivel mundial, ¿cuál sería la mejor recomendación en cuanto a la prescripción del ejercicio físico para aquellos con sobrepeso y obesidad?

JR: Antes que nada debemos recordar que el ejercicio físico por sí mismo no será nunca determinante en la reducción de masa grasa debido al poco gasto energético que ocasiona (10-15%) en el gasto metabólico total y que obligatoriamente deberá estar acompañado por una dieta diseñada por un nutricionista.
    Ahora bien, ¿qué ejercicio físico puedo realizar? Lo más común es la realización de ejercicio aeróbico de larga duración y baja intensidad, pero ya se ha demostrado que el gasto energético total asociado al consumo de ácidos grasos no es muy alto. La única manera que se incremente de manera importante el consumo de grasas como para observar una diferencia significativa en un sujeto con obesidad es caminando hasta Mar del Plata ida y vuelta diez veces sin comer nada en el recorrido… Asimismo, sabemos que la obesidad es una enfermedad inflamatoria que trae como consecuencia alteraciones metabólicas, endócrinas, inmunológicas y un bajo nivel de consumo de oxígeno debido a restricciones centrales y periféricas. El 70-75% del gasto metabólico de cualquier sujeto se sustenta en el mantenimiento de las funciones corporales, por ejemplo, mantener la masa muscular, por lo cual evitar la pérdida de masa muscular es importante en el cuidado de la salud. El entrenamiento de la aptitud muscular es un elemento indiscutible para el mantenimiento o aumento de la masa muscular en relación al ejercicio aeróbico de baja intensidad y larga duración, por lo cual es recomendable su utilización en sujetos obesos o con sobrepeso. Sin embargo es importante aclarar que una cosa no sustituye a la otra. Con esto quiero decir que ahora no hay que hacer exclusivamente entrenamientos de fuerza y nada de aeróbico… ambos son importantes, pero para adaptaciones diferentes. Con ejercicios de fuerza yo me aseguro que se produzca un desequilibrio entre ATP/AMP intramuscular potenciando la activación del metabolismo de las grasas y el consumo de glucosa sanguínea como así también la estimulación en diferentes genes (PGC-1alfa) que potenciarán la biogénesis mitocondrial y la angiogénesis potenciando de esta manera el consumo de oxígeno a nivel periférico. El trabajo aeróbico me beneficiará a nivel central, incrementando el volumen sistólico como principal adaptación y consecuentemente mejorando el trabajo cardiovascular a expensas del gasto cardíaco. Son importante ambas modalidades de trabajo y no desestimar como "inútil" el trabajo de modalidad aeróbica, pero sí saber que con él la utilización de masa grasa como fuente energética será predominante, pero en tan poca cantidad, que no será significativa su reducción en base a las posibilidades de trabajo físico de un sujeto sedentario y con obesidad.

ER: ¿Qué otros "mitos" siguen estando arraigados en relación al entrenamiento físico?

JR: El concepto de abdominales superiores e inferiores: error garrafal si los hay… sobre todo por cómo se suelen trabajar los "inferiores" a expensas de la flexión en la articulación de la cadera. Lo peor de este error, que se comete mucho, es que se le dosifica a cualquier persona… gordo, flaco, entrenado o no, alto, bajo, etc…
    Otro mito asociado a este grupo muscular es el hecho de trabajar igual cantidad de series y repeticiones en los músculos abdominales y los músculos espinales provocando por lo general acortamiento en estos últimos y consecuentemente lesiones en la región lumbar. Bajas cargas, muchas repeticiones es para "marcar" es otro mito… por más que hagas 50 repeticiones de un ejercicio ningún músculo se va a marcar y mucho menos con la cantidad de kg que se requieren para dicha cantidad de repeticiones. Y el último es los chicos no deben entrenar la fuerza en el gimnasio porque evitan su crecimiento.
    Yo he trabajado en gimnasio con chicos de 12 años en basquetbol y ninguno se quedo petiso ni se lesionó ni se fue llorando a su casa. Ahora bien, hay que tener en cuenta el contexto… si yo le dosifico una sesión de entrenamiento de pesas a un chico de 12 años de la misma manera que le dosificaría a un sujeto de 18 o de 25 obviamente el chico se va a lesionar, pero eso no es problema de las pesas, sino del profesor que no sabe adaptar las cargas de entrenamiento según la edad de los sujetos.

ER: ¿Siendo la tasa de abandono tan alta en gimnasios, planes de descenso de peso, grupos de running, etc., qué consejos puede darle a los profesionales que trabajan en el ámbito del ejercicio físico para mejorar la adherencia?

JR: En realidad no creo que esté capacitado y tenga la experiencia suficiente como para andar dando consejos, pero sí les puedo recordar uno de los principios del entrenamiento físico: la variabilidad de las cargas. Hacer todo el tiempo lo mismo es aburrido, por lo cual a mi entender es cuestión de buscar las cosas que les gusta hacer a nuestros alumnos y dosificar dichas actividades con vistas al objetivo propuesto. ¿le gusta jugar al fútbol? Bueno, habrá que armarle sesiones de trabajo físico acordes a su edad y nivel de condición física que tengan orientación con el fútbol y que provoquen adaptaciones asociadas al objetivo propuesto.

ER: Por último, qué opina de las nuevas tendencias en el mundo del ejercicio físico como por ejemplo el "Crossfit", el entrenamiento por suspensión o el "Kangoo Jump", por nombrar algunas?

JR: Cualquier moda o publicidad que aliente a la gente a realizar actividad física es beneficiosa. El problema de estas modas o tendencias no es la modalidad en sí misma, sino quién es el que está al frente de la actividad con los alumnos. ¿Qué capacitación tiene? ¿Un fin de semana cuatro horas cada día? Estas actividades que me nombrás ¿son para cualquier edad y nivel de condición física o deben ser adaptadas? Y quien está al frente de la clase ¿tiene conocimientos suficientes sobre cómo adaptarlas o simplemente repite un parámetro pre-establecido y todos hacen lo mismo? Le alcanza a un alumno sedentario que el sujeto que está al frente de la clase le diga "hacé hasta donde puedas" o "cuando sentís que te cansas, pará!" La gente obviamente no tiene por qué saber hasta cuánto exigirse. Sobre todo en actividades que generan mucho esfuerzo físico como por ejemplo el CrossFit y el Spinning.
    Me parece que los profesores de educación física debemos hacer un mea culpa sobre los espacios laborales orientados a la actividad física que dejamos librados al azar. Yo estoy convencido que para entrenar a un sujeto se pueden realizar actividades lúdicas y entretenidas, pero que las mismas deben ser dosificadas correctamente según las características propias del sujeto. Pero dudo mucho que solamente entreteniendo a los sujetos se los logre entrenar correctamente, para eso que vayan al cine, o al teatro o contraten a un payaso… como muchas veces se ve en los gimnasios.


de inicio índice descargar version en pdf Pagina anterior Anterior Siguiente Pagina siguiente facebook twitter canal youtube   .12
Descargar Nº 1
Descargar Nº 2

Descargar Nº 3

Descargar N°4
Inicio Indice Descargar N° 5   Pág. 1 - 2 - 3 - 4 - 5 - 6 - 7 - 8 - 9 - 10 - 11 - 12 - 13 - 14 - 15 - 16   Facebook Twitter YouTube